Europa
Typography

Lotta by Lampedusa coffins-Palazzo ChigiLa última tragedia de la costa de Lampedusa ha causado una sensación general de rabia e indignación, tanto por la magnitud de lo que sucedió como por la forma en que el desastre se desarrolló, y que va mucho más allá de las vergonzosas palabras hipócritas y lágrimas de cocodrilo de las clases gobernantes y de los políticos de la Italia y  Europa, los verdaderos cómplices e instigadores de tales desgracias.

Lotta by Lampedusa coffins-Palazzo ChigiAhora se ha anunciado por el Gobierno italiano de que un funeral de Estado se llevará a cabo por los cientos de inmigrantes que murieron en la tragedia. Mientras ellos estaban vivos, todos eran potenciales "criminales" para el Estado italiano y una vez que hubieran puesto un pie en suelo italiano, muy probablemente habrían terminado en muchos de los centros de detención que los  sucesivos gobiernos italianos han puesto en marcha para hacer frente al "problema”. Ahora que están muertos, la hipocresía de los gobernantes de Italia, que parece que no ven contradicción en esta última propuesta, les da la "bienvenida".

El primer ministro Letta hizo el gesto dramático de arrodillarse ante los féretros e hizo este anuncio en su visita a Lampedusa, junto con el Presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso. El hecho es que esta tragedia y las muchas que la han precedido son el resultado directo de las medidas draconianas introducidas por los sucesivos gobiernos para luchar contra la "inmigración ilegal". Y los gobiernos italianos han estado bajo presión de la UE para reforzar el control de las fronteras. No es de extrañar que tanto Letta como Barroso fueran interrumpidos por una multitud de manifestantes que gritaban "vergüenza" y "asesinos" ¡mientras llegaban a la isla el miércoles pasado!

Por desgracia, esta no es la primera tragedia de este tipo en este tramo de mar que separa la costa africana de Italia y Europa. De hecho, es parte de una larga estela de muertes que se estima han llegado a las 20.000 víctimas en los últimos 25 años. La cifra real podría, sin embargo, ser aún mayor porque las estadísticas disponibles se basan únicamente en lo que se desprende de la prensa internacional.

El mito de la inmigración ilegal

Lampedusa-Luca SiragusaHemos visto lágrimas derramadas abundantemente en los cubos de la basura por funcionarios del gobierno y diputados, pero estos son los mismos políticos que han apoyado y votado a favor de todas las leyes anti-inmigración aprobadas en los últimos años. Lo que hemos presenciado es de hecho una larga campaña sobre esta cuestión que se inició hace más de dos décadas por parte de la centro-izquierda y centro-derecha a través de las distintas leyes que han regulado la inmigración.

Esto comenzó con la Ley Martelli de 1990 (el nombre de su principal patrocinador, el entonces viceprimer ministro Claudio Martelli y figura destacada del PSI, el Partido Socialista Italiano) La ley fue diseñada para apaciguar a los socios de la UE de Italia quienes  vieron las fronteras italianas como la "puerta abierta " por la que "inmigrantes ilegales" podrían entrar fácilmente en la UE en su conjunto. Esto fue seguido en 1998 por la Ley 40/98, la llamada ley Turco-Napolitano, introducida por el entonces gobierno de centro-izquierda (que lleva el nombre de dos líderes de la entonces Izquierda Democrática, ahora figuras del Partido Democrático, Napolitano es presidente actual de Italia). La ley estableció los procedimientos para la deportación de inmigrantes ilegales y también permitió la deportación después de que el caso hubiera sido tratado ante  un magistrado.

Luego tuvimos la infame ley Bossi-Fini de 2002. (Bossi fue el líder de la racista Liga Norte que estaba en una coalición con Berlusconi y Fini fue líder de la ex-fascista Alianza Nacional, también en coalición con Berlusconi). Esta ley constituyó más adelante el contenido represivo de todas las leyes anteriores. De acuerdo con esa ley, los inmigrantes ilegales podrían ser deportados de inmediato, aunque apelaran a los tribunales. Además, permite que los inmigrantes ilegales  sean llevados a los centros especiales de detención bajo control de la policía, donde podrían ser detenidos hasta 60 días y en caso de ser inmigrantes ilegales, podrían ser obligados a abandonar el país en un máximo de cinco días. Si no acatan las órdenes, son detenidos de nuevo entre seis meses a un año o son deportados. Si a continuación, vuelven a Italia, son arrestados y llevados a los tribunales.

El último acto de esta presión cada vez mayor sobre los "inmigrantes ilegales", fue el "paquete de seguridad" de 2009, el cual transformó la inmigración ilegal en un delito. La ley también aumentó en un tercio la pena para los inmigrantes irregulares que cometan un delito, con la expulsión del país si es condenado a dos años o más. El nuevo concepto de "ayuda y asistencia en la inmigración irregular" (es decir, dar trabajo o proporcionar refugio a los inmigrantes irregulares) se convirtió en un hecho penado por la ley. Además, el periodo en el que los inmigrantes ilegales pueden ser recluidos en centros de detención se incrementó a 180 días. Otras medidas incluyen la obligación para un inmigrante de proporcionar un permiso de residencia legal para poder beneficiarse de la asistencia y la ayuda social, y el pago de hasta 200€ para obtener o renovar el permiso de residencia.

Como se puede observar las leyes que rigen la "inmigración ilegal" se han vuelto cada vez más duras en los últimos años, y todos ellas se han inspirado en la misma cultura y la misma lógica de "deportación", diseñadas específicamente para cumplir con las disposiciones de la Unión Europea . Estas leyes han llevado a la creación de un inmenso ejército de inmigrantes "ilegales" y "clandestinos", es decir, personas que en virtud de estas leyes no pueden declararse así mismos legales en territorio italiano.

Lo que tenemos aquí es un fenómeno que implica un poco más de 300 mil personas, a pesar de los medios de comunicación que proclaman constantemente sobre una "invasión”. La verdad es que desde el punto de vista de la economía capitalista, estos "inmigrantes ilegales" son una fuente muy útil de mano de obra barata para ser utilizados en las explotaciones agrícolas en el sur y en las pequeñas empresas en el norte, que viven y trabajan en condiciones de esclavitud, mientras que al mismo tiempo es una palanca útil con la que socavan los derechos de los trabajadores en general. Este es especialmente el caso de la agricultura y la industria textil, donde el trabajo ilegal suele ser la norma, y se utiliza para empujar hacia abajo las condiciones de todos los trabajadores.

La clase dominante a través de sus periódicos arremete contra los inmigrantes ilegales a través de sus leyes draconianas que crean el fenómeno de la inmigración ilegal. Y mediante la introducción en la gente del mercado de trabajo sin ningún derecho, y por lo tanto son trabajadores más "competitivos" ya que son más fáciles de explotar, los jefes pueden producir más ganancias, socavan los derechos sindicales y facilitan el camino para la ideología racista en un intento de enfrentar a los trabajadores italianos en contra de los trabajadores inmigrantes.

Por supuesto, el delito de complicidad en la inmigración ilegal sólo sirve para frenar el fenómeno de manera aislada, en la misma forma que alguien abre y cierra un grifo de agua de acuerdo con las necesidades del sistema, pero su función es principalmente ideológica, ya que sirve para reforzar al enemigo, el culpable, el chivo expiatorio. Entre los factores que contribuyeron a esta última tragedia en la costa de Lampedusa -por no hablar de la negación del derecho a la libertad de movimiento de los seres humanos- está el hecho de que "ayudar a la inmigración ilegal", ahora es un delito en sí mismo.

Parece que varios barcos en la zona evitaron acercarse a los inmigrantes en peligro y no pudieron ofrecer auxilio precisamente por el temor a ser llevados a los tribunales por un ¡delito! Un pescador que dejó a un lado esos temores y  rescató a 47 dijo que los guardacostas lo detuvieron para que no salvara a más personas. Se acercó a los guardacostas con los inmigrantes que había rescatado y les pidió permiso para llevarlos al puerto para que pudiera volver a salir y rescatar a más, pero dijo que su solicitud fue rechazada, ya que habría sido "en contra del protocolo".  ¡Por supuesto, la historia oficial es que todo se hizo para salvar a los que se estaban ahogando!

Todas las víctimas de esta última masacre eran, de hecho, eritreos y somalíes, lo que significa que son todas las personas que tienen el derecho a solicitar asilo político y protección internacional, ya que huían de guerras y de la persecución política, religiosa y de género étnico. En Italia, tal número de refugiados es de un poco más de 60 mil personas, en su mayoría de sólo cinco países: Afganistán, Somalia, Irak, Siria y Sudán, todos los cuales son escenarios de guerra. Y lo que agrava la hipocresía de los países imperialistas es que estas guerras son causadas directamente por las propias potencias imperialistas o o representantes suyos.

Deportaciones

La Ley Bossi-Fini se enfoca en la política de Italia para luchar contra la "inmigración ilegal " en las deportaciones y los acuerdos bilaterales, especialmente con Libia, y fue adoptada por todos los gobiernos, ya fueran de centro-derecha, centro-izquierda o tecnocrático. Se ha estimado que desde  2005 se han gastado aproximadamente 1.600 millones de euros en la aplicación de las políticas de deportación. A ésto hay que añadir también el dinero gastado en la construcción y el mantenimiento de las prisiones libias, acuerdo que se alcanzó en las negociaciones entre el Gobierno de Berlusconi y Gadafi en 2009 y se reiteraron el año pasado entre el gobierno de Monti y el nuevo gobierno de transición libio.

A raíz de la tragedia actual de Lampedusa, Alfano, el Ministro del Interior (que pertenece al partido de Berlusconi) ha sugerido reforzar y renovar estos acuerdos, mientras que Napolitano, Presidente de Italia y promotor del concepto de la "inmigración ilegal " en la legislación de 1998 junto con Turco, ha sugerido reforzar Frontex, las operaciones de las patrullas fronterizas militares que se han utilizado para llevar a cabo las deportaciones a Libia. Las palabras del Presidente de la República se destacan por toda su hipocresía cuando aparece en escena como un hombre de caridad que declama "nunca debemos permitir que estas tragedias ocurran de nuevo" y luego , incluso antes de que termine sus amables palabras, reitera la necesidad de recortar sistemáticamente cientos de millones de euros de gasto social y al mismo tiempo aumentar el gasto en los centros de detención donde se han registrado torturas, violaciones e incluso se ha informado de ¡asesinatos!

Refugiados desesperados, una gran oportunidad de negocio para los empresarios.

Estas pobres personas desesperadas se ven obligadas a pagar hasta 15.000 dólares, vendiendo todo lo que tienen para cruzar el desierto, llegar a Libia y tratar de llegar al otro lado del mar. En el proceso, ellos experimentan violencia, tortura y la cárcel, y arriesgan sus vidas en las aguas del Mediterráneo. En todo esto, el Estado italiano ha explotado cínicamente la situación permitiendo que diversas empresas hagan buenos negocios. Este fue el caso durante la llamada  Emergencia de África del Norte en 2011 tras el estallido de la guerra contra Libia. Gadafi, como represalia contra países de la OTAN,  vació esas mismas cárceles construidas con el dinero italiano y organizó la deportación colectiva de alrededor de 60.000 inmigrantes a Italia.

De ellos, muchos se salieron de Italia a otros países europeos, pero de ellos todavía quedan unos 20 mil. El entonces ministro del Interior, Maroni, de la Liga Norte, decidió confiar en la Protezione Civile [Departamento de Protección Civil de Italia] la tarea de coordinar la recepción de estos refugiados, pero ante la ausencia de normas de procedimiento y  control, se le otorgó estas funciones a los licitadores privados, empresas, cooperativas y hoteles que reciben del estado 1.400 € al mes por cada refugiado acogido. Muy a menudo los refugiados se hacinan en chabolas y viviendas en mal estado, privados de asistencia sanitaria, a los servicios de salud o al acceso al sistema de integración. Estos casos han sido confirmados por una serie de quejas y denuncias que han aparecido en los medios de comunicación.

La Emergencia en África del Norte terminó oficialmente en febrero pasado, dejando a muchos de estos refugiados en la misma posición indefensa que estaban cuando llegaron por primera vez, pero dejaron los bolsillos de varios contratistas  rebosantes de dinero público, un acuerdo por un valor de 1.500 millones de euros, todo ello a expensas del Estado de bienestar y de las personas que hubieran tenido derecho a una política de protección e integración social. Por supuesto, mientras que su ministro había prometido jugosos contratos a sus amigos empresarios, las secciones locales de la Liga del Norte, durante los meses del gobierno de Monti, no tuvieron  reparos en lanzar una campaña repugnante y engañosa dirigida contra los refugiados, en la cual reclamaban que el Estado supuestamente les había garantizado un vale de descuento de 46 € al día. Aquí vemos una vez más cómo la ideología racista, falseando la realidad, ha servido para ocultar las responsabilidades y los crímenes de la clase dominante.

Por una política de clase contra el racismo

Esta campaña racista ha logrado obtener un punto de apoyo entre algunas capas de las masas en estos largos años de guerra contra la inmigración, y ha logrado presentar una imagen totalmente falsa de la realidad. La verdad es que los trabajadores inmigrantes no son un "rival " del trabajador italiano en el lugar de trabajo. Es el sistema de explotación capitalista el que requiere la figura del trabajador inmigrante "ilegal " que puede ser chantajeado. No es el inmigrante quien se está llevando los recursos públicos de un Estado de bienestar cada vez más residual, es la burguesía la que está recortando el gasto en educación y salud, mientras que al mismo tiempo se aprovecha de las "emergencias" de la inmigración (a menudo causadas por las guerras provocadas por la propia burguesía) para conseguir grandes ganancias.

Sólo una política favorable a los trabajadores llevada a cabo con audacia por parte de un partido que tenga como objetivo la reconstrucción de una clase obrera basada en  la izquierda puede derrotar el racismo y poner fin a la tragedia de las muertes en el Mediterráneo (y en el Sahara). El hecho es que en la actualidad las soluciones poco realistas superan a la izquierda. Es inútil hacer un llamado para una "reforma" de la ley Bossi-Fini, como la eliminación del artículo que hace de la inmigración ilegal un delito. No es más que un cambio cosmético que dejaría el resto de la ley -y las otras leyes anteriores sobre esta cuestión- como estaban antes, mientras que al mismo tiempo proporciona legitimidad a una de las leyes más odiosas e injustas de la derecha en Italia. ¡Toda la ley debe ser abolida! Tampoco sería suficiente con solicitar la apertura de un canal que proporcione ayuda humanitaria a los refugiados, ya que, aunque esto es claramente necesario, sería muy parcial, ya que no cambiaría ni un ápice las condiciones de explotación y marginación de los inmigrantes en Italia.

Lo que, en cambio, se requiere es una política que comience con la exigencia de que todas las leyes anti-inmigración se supriman y después pasar al principio del derecho a la libre circulación, levantar la demanda de la nacionalización bajo control de los trabajadores de las empresas que están cerrando y despidiendo trabajadores o están explotando mano de obra ilegal. Esta sería una manera de unir a la clase obrera en su conjunto, tanto a italianos como a trabajadores inmigrantes. Este no es un camino fácil de atravesar, pero como se demostró con las exitosas luchas de los trabajadores inmigrantes del sector de la logística, esto se puede hacer y semejante lucha se puede ganar y ampliar los derechos de los trabajadores. Lo que se requiere, sin embargo, es que estas luchas sean generalizadas y sean llevadas a cabo por la clase obrera.

Posdata:

Desde que este artículo fue escrito dos diputados pertenecientes al Movimiento Cinco Estrellas de Grillo (M5S) han presentado una solicitud de modificación de la ley Bossi-Fini para eliminar el artículo que hace que la inmigración ilegal sea un delito. El gobierno, a raíz de la catástrofe de Lampedusa, ha indicado que estaría a favor de dicha modificación. Sin embargo, Grillo ha repudiado públicamente a los dos diputados, afirmando que tal cambio en la ley promovería nuevas llegadas de inmigrantes clandestinos a las costas italianas, lo que revela el profundo carácter reaccionario de Grillo y de otros dirigentes del M5S. Él afirma que Italia no puede aceptar más  inmigrantes !ya que no hay suficiente para los mismos italianos! Esto demuestra que su punto de vista no va más allá del capitalismo. En lugar de explicar que hay mucho dinero disponible, pero que está en manos de una pequeña minoría capitalista, contribuye a que los trabajadores italianos pobres se posicionen contra los inmigrantes pobres.

La Liga Norte todavía va más allá, no sólo se opone a la enmienda, sino que también sugiere que Italia debería enviar tropas a países como Eritrea y Somalia para "resolver" los problemas allí. Así, mientras que afirman que Italia no tiene los medios financieros para recibir a las personas desesperadas que huyen de los países pobres, debería tener los recursos para una operación militar, básicamente una guerra de ocupación. Una vez más, se pone de manifiesto el carácter totalmente reaccionario de la Liga Norte.